• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6

Alimentación del caballo miniatura

Alimentar correctamente al caballo miniatura es fundamental para mantener su salud. En general, se puede afirmar que las necesidades nutricionales del caballo miniatura son las mismas que las de otros equinos de tamaño estándar, aunque por supuesto reduciendo las cantidades correspondientemente. Sin embargo, hay ciertos aspectos de la nutrición del caballo miniatura que difieren de la de otros equinos [1]. En especial hay que destacar su gran eficacia metabólica [2], lo cual significa que son capaces de mantener o incluso aumentar su peso corporal con cantidades muy reducidas de forraje y grano. Dicho de otra manera, el caballo miniatura debido a su eficiente metabolismo (y si no se presta especial atención a su dieta), tiene una marcada tendencia al sobrepeso y la obesidad. Prevenir la obesidad es crucial porque el sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo muy importantes en la aparición de graves enfermedades como la laminitis y el síndrome metabólico equino. Por lo tanto, la meta en la óptima alimentación del caballo miniatura es la de proporcionar una nutrición completa con todos los macro y micronutrientes necesarios, y al mismo tiempo mantener el caballo en un rango de peso saludable. El primer paso para conseguir este objetivo consiste en evaluar la condición corporal del animal determinando así si necesita mantener su peso actual, reducirlo, o aumentarlo. (Consulte el artículo “Condición corporal y Peso del Caballo Miniatura” para una explicación detallada). Una vez determinada la condición corporal del caballo, se planifica su alimentación acorde. Es recomendable revisar la condición corporal del caballo regularmente para realizar ajustes en su dieta según necesidad.

Sin duda alguna, el pastoreo es la alimentación más natural del caballo. Para un caballo miniatura con necesidades nutricionales de mantenimiento (típico para un caballo miniatura que se mantiene como mascota) el pasto o en su lugar el heno, cubre perfectamente la mayoría de sus necesidades nutricionales. La cantidad de heno necesaria se calcula teniendo en cuenta que el caballo necesita diariamente entre un 1% a 1.5 % de su propio peso corporal de heno por día. En el caso de caballos que necesitan aumentar de peso y/o que tienen mayores demandas energéticas, esta cantidad puede aumentarse hasta un 2% de su propio peso o incluso proporcionando heno ad libitum (a libre disposición). Para dar un ejemplo, un caballo miniatura de 80 kg requiere entre 1.2 - 1.6 kg de heno por día (siempre dividido en varios tomas). Naturalmente estas cantidades deben adaptarse también en función de la actividad física del caballo, su estado reproductivo (gestante, lactante etc.), su edad, e incluso la época del año (un caballo que vive en el exterior en pleno invierno tendrá una mayor demanda energética para mantener su calor corporal). Recomendamos encarecidamente dar el heno en unas redes especiales de heno llamadas “slow feeders” en las cuales el agujero por donde el caballo saca el forraje mide no más de 3 x 3 cm. Utilizando estas redes, la mayoría de los caballos pueden alimentarse con heno ad libitum (es decir a libre disposición las 24 horas del día), lo cual es ideal para la salud digestiva y psicológica del caballo, además de reducir drásticamente el riesgo de cólicos y úlceras gástricas. No obstante, hay excepciones: caballos muy golosos incluso con estas redes puedan llegar a comer demasiado y en esos casos puede ser necesario racionar el heno.

En cuanto al pasto fresco, por norma general y salvo excepciones, debido precisamente a la tendencia a la obesidad de los caballos miniatura, éstos no deberían tener acceso ilimitado al pasto fresco. La solución para esta situación es la de limitar el tiempo de pastoreo usando paddocks (es decir corrales sin pasto), cuadras o incluso bozales que se añaden a la cabezada y que limitan la cantidad de hierba que el animal puede pastar en un tiempo dado.

Con respecto al uso de granos o piensos, hay que destacar que en general las cantidades de mantenimiento para un caballo miniatura adulto son mínimas.

El caballo miniatura en la mayoría de los casos puede satisfacer sus necesidades energéticas con la ingesta de heno de buena calidad. Sin embargo no ocurre lo mismo con las necesidades de proteínas de alto valor biológico (rico en aminoácidos esenciales que son aquellos aminoácidos que el cuerpo no puede sintetizar por si solo). Para la mayoría de los caballos miniatura, pero en especial para los potros y las yeguas de cría, el heno solo no aporta el contenido proteico adecuado. Además, ningún forraje es 100% completo en cuanto a las vitaminas y minerales que aporta. Por ello es necesario aportar proteínas de calidad, así como vitaminas y minerales, con un pienso adecuado. La mayoría de los piensos convencionales para caballos disponibles en España no cubren las necesidades concretas del caballo miniatura, ya que aportan demasiadas calorías a la vez que carecen de la concentración adecuada de proteínas, vitaminas y minerales. Esto es debido en gran parte a que están formulados para proporcionar los nutrientes adecuados cuando se dan a razón de 1kg de pienso por 100 kg de peso vivo. Sin embargo, dar esas cantidades de pienso a un caballo miniatura sería la receta perfecta para convertir al caballo en obeso. Pero por el otro lado, si se darían solo 100 o 200 g de este tipo de pienso, el caballo no estaría recibiendo todas las vitaminas, minerales y amino ácidos esenciales que necesita. ¿Solución? Dar al caballo miniatura un pienso multivitamínico especial rico en proteínas de alto valor biológico y a la vez muy bajo en carbohidratos y azúcares. El producto estrella de este tipo es el pienso de la famosa marca Spillers: Grow´n Win . Este tipo de pienso es un producto de altísima calidad y muy concentrado por lo cual solo es necesario dar una pequeña cantidad diaria, por lo general a razón de 100 gramos por 100 kg de peso vivo.

Con respecto a la elección del tipo de forraje, en España ésta no siempre es sencilla. Aunque en caballos estándar es frecuente el uso de paja, hay que resaltar que la paja no es un forraje. En todos los caballos, la paja al contener un alto porcentaje de lignina (fibra no digestible), favorece la aparición de cólicos por impactación (alimento compactado en una parte del intestino que produce una obstrucción al tránsito intestinal normal y que se acompaña de intensos dolores abdominales). En los caballos miniatura, el riesgo de sufrir este tipo de cólico por ingesta de paja es aún mayor porque el diámetro de su intestino es mucho menor y por lo tanto una cantidad pequeña de paja compactada puede bastar para causar este problema. Por lo tanto, se desaconseja el uso de paja en la dieta de los caballos miniatura. Si se usa paja como cama es necesario vigilar si el caballo miniatura come parte de su cama y si ese fuera el caso debería utilizarse otro tipo de cama. Entre los forrajes recomendables para caballos miniatura y disponibles en España caben destacar: el pasto, el heno de hierba, el heno de festuca y la alfalfa, siendo el pasto y el heno de hierba la elección ideal. El heno de festuca es muy apreciado por los miniatura, pero no debe darse nunca a yeguas gestantes en los últimos tres meses de la gestación. La festuca en si no contiene ninguna sustancia tóxica, pero a menudo está contaminada con un hongo invisible a simple vista que produce una toxina que en las yeguas gestantes puede causar problemas reproductivos muy serios (incluidos abortos, distocias (partos difíciles), mayor incidencia de muerte neonatal etc.).

Por el otro lado, la alfalfa constituye un forraje de alta calidad, pero que presenta un porcentaje de proteínas muy elevado y un desequilibrio importante en la relación adecuada entre calcio y fósforo. Asimismo, estudios científicos han demostrado [3] que caballos alimentados principalmente con alfalfa presentan un mayor riesgo de sufrir enterolitos (cálculos intestinales). Por ello, la alfalfa no debería ser el forraje principal y más de la mitad del forraje proporcionado debería ser pasto o heno.

Ejemplo de una dieta de mantenimiento adecuada para un caballo miniatura adulto de 80 kg de peso: heno a libre disposición en una red tipo slow feeder y 80 gramos de Grow´n Win una vez al día.

En resumen:

  1. Conozca la condición corporal del caballo miniatura (y revísela periódicamente) para planificar su dieta acorde.

  2. Administre una dieta basada en forrajes de alta calidad, preferentemente pasto o heno de hierba.

  3. Complete la dieta del caballo con un suplemento vitamínico mineral proteico, bajo en energía y rico en proteínas de alto valor biológico y micronutrientes. Recomendamos el pienso Grow´n Win de Spillers.

  4. Asegúrese que el caballo dispone en todo momento de agua limpia y una piedra mineral para équidos (con oligoelementos) a su libre disposición.

  5. Evite la tentación de dar golosinas al caballo miniatura: aparte de que propician la aparición del mal hábito de pedir comida en todo momento, son una fuente de muchas calorías extra muy difícil de controlar. 

    Bibliografía

     

    [1] Juliet M. Getty, Ph.D.: "Feed a Miniature Horse as a Horse – with some caveats!" artículo disponible en: http://gettyequinenutrition.biz/Library/FeedaMiniatureHorseasaHorse.htm

    [2] Kentucky Equine Research. "Feeding the Miniature Horse" artículo disponible en: www.equinews.com/article/feeding-the-miniature-horse

    [3] N. Edward Robinson, Kim A. Sprayberry. Current Therapy in Equine Medicine, consultado en: http://books.google.es/books?id=q-26Cz4t-P0C&pg=PA411&lpg=PA411&dq=enteroliths+in+miniature+horses&source=bl&ots=lkE9VvwAOR&sig=1vmKN-JAmynFF10afQEJL9mh1Cc&hl=en#v=onepage&q=enteroliths%20in%20miniature%20horses&f=false

     

     

     

     

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Info legal